ÚLTIMA HORA

Murió un hombre por falta de comida en centro de la misión Negra Hipólita



Por falta de alimentación y atención médica falleció Marcos José Gil Parra (52), un hombre con trastorno psiquiátrico que estaba recluido en el centro de la misión Negra Hipólita ubicado en San Bernardino.

Este jueves su hermana Irma Gil, quien vino desde Maturín, hacía los trámites en la morgue de Bello Monte para retirar el cuerpo y darle cristiana sepultura.

Parra tenía más de dos años recluido en el referido centro, proveniente de la sede de la Cota 905, la cual había sido clausurada. Era esquizofrénico, solía pernoctar en la calle y sus familiares constantemente le buscaban opciones de albergues para mantenerlo tranquilo.

La falta de medicinas, comida y personal especializado, ha convertido el centro Negra Hipólita en un depósito de hombres y mujeres enfermos, extremadamente flacos, que mueren irremediablemente sin recibir atención.

La última vez que sus familiares vieron a Marcos estaba muy delgado, débil, y con la piel tan tostada por el sol que parecía una lámina resquebrajada. En el centro dejan a los pacientes permanecer mucho tiempo expuestos a los rayos solares, porque dicen que “a ellos les gusta el sol”.

Su hermana contó que tenía la piel tan dañada que se le levantaba por capas achicharradas.

Sufrió una lesión en una pierna, que por no haber sido tratada se le infectó y le cayeron gusanos. Como no había medicinas un sobrino llevó esencia de anís para limpiarle la herida.

El sábado fueron a visitarlo, estaba muy mal, lo llevaron al hospital Vargas en San José y luego al hospital Dr José Ignacio Baldó, de El Algodonal, Antímano y no lo recibieron.

De vuelta al centro Negra Hipólita, el hombre murió. La autopsia reveló que fue por desnutrición proteico calórica y falla multiorgánica.

 El Carabobeño



No hay comentarios