ÚLTIMA HORA

Un niño de tres años, la nueva víctima de los ataques con ácido en Reino Unido



Las cámaras de seguridad ubicadas en el parqueadero del almacén Home Bargains, donde el niño estaba con su mamá y hermanos, fueron determinantes para empezar a establecer  las circunstancias del ataque que se produjo el sábado 21 de julio a las 14:15 p.m. hora local.

El paramédico que atendió al niño, Nick Carson, apenas minutos después del ataque, describió este hecho como “horrible, absolutamente horrible”. En declaraciones a la BBC, Carson aseguró que “el fluido que vi era de color rosado y tenía un olor bastante fuerte”.

Relató que cuando vio la escena no se imaginó que el niño había sido víctima de un ataque con ácido. “Pensamos que había estado en contacto con un tipo de químico”, dijo.

Por su parte, el jefe de la policía de West Mercia, Mark Travis, añadió que “quiero tranquilizar a la comunidad. Estamos trabajando realmente muy duro. Tenemos todos los recursos para identificar cuál fue la motivación y quién cometió este crimen”.

El menor ya fue dado de alta del hospital en el que fue ingresado por quemaduras graves en el rostro y un brazo, pero aún se desconocen las posibles secuelas físicas y emocionales que dejará el ataque en la vida del niño.

Por estar vinculados con este atentado, la Policía de West Mercia ha capturado a cuatro hombres. Uno la tarde del sábado 21 de julio y los otros tres en Londres, por ser presuntos responsables de conspiración para cometer lesiones corporales graves.

Los ataques con ácido, un delito en crecimiento

De acuerdo con cifras reveladas por la Policía Metropolitana, y recogidas por medios locales en Londres, este tipo de delitos han aumentado en un 78 por ciento en los dos últimos años solo en la capital británica. Se registraron 465 ofensas con líquidos corrosivos en 2017, mientras que se tiene registro de 260 en el año 2015.

Una de las razones que podrían explicar el aumento de los ataques con ácido es su reducido precio para su compra y la facilidad para obtenerlo porque estas sustancias se pueden comprar en supermercados de forma libre. En el Reino Unido existe una legislación estricta contra el uso de armas y por ello es cada vez más frecuente que las bandas delincuenciales utilicen cuchillos de cocina, machetes o ácido para robar a sus víctimas.

Expertos consultados por medios locales afirman que los delincuentes prefieren ahora utilizar el ácido porque si atacan con cuchillos, podrían ser juzgados por intento de homicidio.

De acuerdo con el periódico ‘Evening Standard’, los jóvenes son los más propensos a ser las víctimas, un 50 por ciento de los casos, con edades entre los 10 y 29 años.

Autoridades buscan endurecer las penas

Ante el drama que se ha desatado en el país por este delito, el ácido ha sido definido como un arma altamente peligrosa, lo que les permite a las autoridades equiparar estos hechos con delitos cometidos con cuchillos que conllevan penas de cárcel.

Los jueces también podrán dictar sentencias de mínimo seis meses de cárcel para los adultos que sean encontrados portando en público ácido en al menos dos ocasiones o que amenacen a alguna persona con este, mientras que los menores de 18 años serán detenidos por cuatro meses.

Es tan grave la situación, que la Policía en Londres dotó con 1.000 kits de primeros auxilios especializados en ataques con ácido, algunas de sus unidades para atender estos casos. Estos incluyen ropa de protección y botellas de cinco litros de agua para lavar la piel de las víctimas y quitar el ácido.




No hay comentarios